jueves, 28 de enero de 2010

Chenchualidad nacional revolucionaria

Por Benedicto Dos Equis

Ya si uno se va a decidir por lo que el país produce en vez de productos asiáticos, para qué entrar en amasiato con una muñeca de Olinalá, tiesa y poco cariñosa, cuando mucho más cerca tenemos a la compañera Beatriz, que con un poco de valor revolucionario nos puede funcionar para amainar las pasiones nacionalistas y carnales mientras aprendemos de política de altura. Cómo añoro un abrazo de la dama...


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.