lunes, 25 de enero de 2010

A falta de pan...

Por Benedicto Dos Equis


Esta chiquita es Mishiko, conocida también como Mishi. Sus maromas son legendarias, y eso que no trabaja en un circo; talonea en casa de Madame Ming donde hace felices a propios, extraños y proveedores, por módica suma. Mishiko es culta y cariñosa, más cariñosa que culta pero, y qué, para lo que usted la querría no es necesario haber leído la Guerra y la Paz; con una buena repasada del Kamasutra tiene. ¿O por qué cree usted que viste como viste? ¿Realmente piensa que es una escolar? Ja, Ingenuo.
SI NO TE PUEDES LIGAR A UNA DE ESTAS...



ENTONCES CÓMPRATE UNA DE ESTAS:

Esta nena algo rígida es Nikaido, según su dueño, o Mod. 4762-SX, según el fabricante: Chicas a la medida. Estas nenas plásticas son la solución ideal en vez de "lavar en casa", es decir, efectuar ese ritual tan solicitado entre viudos, separados, solteros y muchos casados que consiste en, por ponerlo educadamente, sustituir a la señora por la mano. Nikaido, como puede apreciar, le ofrece todo lo que le ofrece the real thing, con algunas desventajas como el calor de la piel, su plasticidad y el alma, a cambio de ciertas ventajas: ni quiere ponerse cariñosa después de hacerlo, ni desea externar sus dudas existenciales, de modo que usted, con toda tranquilidad, puede pedir una pizza y dedicarse a cambiar los canales de la tele con el control remoto. Así, si ella no exalta su virilidad, el dominio de la televisión se lo dará.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.