lunes, 17 de octubre de 2011

NI STARBUCKS NI JAROCHOS

 Por Benedicto Tres Equis
Aunque México se encuentra entre los primeros lugares de países productores de café, la realidad es que en nuestro país no hay lo que podría llamarse una auténtica cultura del café. Seguramente se venden más frascos de nescafé que kilos de café en grano y el consumo está más relacionado con la moda que con el paladar.
Existen varios ejemplos que avalan este argumento, uno de ellos es sin duda el caso de las cafeterías de El Jarocho. Originalmente molino de café y más bien opción para estudihambres porque en sus inicios sus precios eran accesibles y con una ubicación privilegiada, en el corazón de Coyoacán, me parece que el prestigio de El Jarocho está basado en una especie de leyenda urbana y no en el sabor de los cafés que ahí se pueden tomar. Lo curioso es que la fama que tiene es tan grande que, aparentemente, nadie se atreve a decir lo contrario. No dudo que a quien llevan a tomar café a algún Jarocho por primera vez con la promesa de que probará algo realmente "delicioso", se acobardará y no podrá contradecir a quien tan amablemente lo quiere iniciar en tan coyoacanense costumbre. Además, vivímos en un país en el que, si la mayoría dice que es bueno, resulta de mala educación llevar la contra... o quejarse o manifestar un desacuerdo.
Resulta que el café de banqueta de El Jarocho, que era la opción para quienes no podían o no querían ir a sentarse a algún vips o a algún sanborns, es ahora una incómoda y aglomerada tradición. La neta es que el sabor de esos brebajes no vale la pena, pero quizá lo que cuenta es sentir que se pertenece a una fauna con un incierto estatus pseudointelectual.
Pero si hablamos de modas cafeteras, ni modo de no hablar de starbucks. No podemos negar que los gringos saben hacer bien las cosas y han sabido venderle al mundo "la experiencia" de tomar café. La realidad es que el café que ofrecen es casi tan malo como el de El Jarocho, pero el chiste está en que lo venden mucho más caro. Casi no hay adolescente con aspiraciones de ser alguien en la vida de su círculo de amigos que no sueñe con vivir la "experiencia" que le promete starbucks cuantas veces le sea posible; lo cual dependerá de su habilidad para gorrear o de el poder adqusitivo de sus papás.
La verdad no sé cómo será esa "experiencia" starbucks en otros paises, pero aquí se ha convertido en algo vano, arribista y pretensioso. Como suele suceder en México no importa si el café es bueno o no; tampoco se debe de dar demasiada importancia a si los precios son exorbitantes; es más ni siquiera es imprescindible el que te guste el café... lo importante es estar ahí y que te vean.
Pero la petulancia no se limita a los cafenautas que circulan por los starbucks como clientes,  los empleados que los atienden creen que son una especie de raza elegida o les fueron lavados los cerebros y eso les hicieron creer. La verdad es que a veces he pensado, por su actitud, que se trata de excéntricos millonarios que están cumpliendo una manda o socios de la empresa que están ahí para vigilar que las cosas funcionen como dice el manual pues de no ser así podrían perder millones de dólares.
Su actitud es tan detestable como el café que venden. Hace poco me citaron para una junta en un starbucks, no me quedó más remedio que pedir un café, pero la cajera estuvo a punto de saltar de atrás del mostrador, tomarme del cuello y obligarme a que le pidiera un café "largo" y no chico como yo neciamente insitía.

3 comentarios:

  1. Completamente de acuerdo, lo que te falta es agregar un par de lugares en donde si se tome buen café. Mis recomendaciones para los paseantes del Zócalo es el tradicional café La Habana, aparte de tener unas muy buenas mezclas con licores, el Cubano en verdad despierta a cualquier zombi de la ciudad.
    El otro es el café Denmedio, justo enfrente de la plaza solidaridad, por la alameda. Aquí aparte de ser barato, el café que tienen es muy bueno.

    ResponderEliminar
  2. ¡De acuerdo, ni Starbucks ni El jarocho...!

    ResponderEliminar
  3. Totalmente de acuerdo con tu articulo.Uno de los cafes mas decentes que he probado en la ciudad de Mexico es el del "Cafe Emir".Tostado y molido en el mismo lugar...

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.