viernes, 24 de abril de 2009

FIEBRE PORCINA... O POR SI LAS MOSCAS

Por Benedicto Tres Equis
En México nunca sabemos a qué atenernos con las autoridades. Todo este asunto de la emergencia decretada de la noche a la mañana (literalmente) deja mucho qué pensar: o bien las autoridades han estado ocultando algo y ahora resulta que las cosas se les han salido de control y nos les ha quedado más remedio que poner en alerta a la población o están dando una voz de alarma tan exagerada como irresponsable... por si las moscas.
En cualquiera de los dos escenarios la situación es realmente preocupante, porque los mexicanos tenemos una inclinación natural hacia exagerar o minimizar las cosas, así sin considerar un punto medio. Hace rato estuve en un hospital, por razones que nada tienen qué ver con la influenza, y me di cuenta que la gran mayoría de los médicos que circulaban por ahí, lo hacían sin un tapabocas. En el caso de los visitantes y pacientes que transitaban por salas y pasillos, la mitad traían tapabocas y la otra mitad no. Hasta ahí todo tenía una lógica estadística bastante normal.
Lo curioso de todo esto es que esta semana he estado afónico y con un poco de dolor de garganta (nada de elevadas temperaturas o síntomas porcinos como tos que suene a oink!, oink!) mi afonía derivó en una leve irritación acompañada de una simple y humana tos. Juro por lo más sagrado que la tos es leve y esporádica y que nunca pensé que el toser pudiera hacerme sentir culpable y mucho menos responsable de una pandemia universal, pero esto fue exactamente lo que me hizo pensar una mujer que me volteó a ver entre furiosa y alarmada cuando se me escapó un insignificante y casi imperceptible tosido. Probablemente ella no tenga la culpa, tal vez ha sido víctima del tradicional amarillismo de los medios de comunicación masiva en México, pues hasta parece que están esperando que ocurra cualquier tipo de alarma o desgracia para llevar las cosas a un punto de especulación desmesurada, de oportunismo informativo, de raitings y si es posible de colectas de aportaciones en efectivo y en especie de las cuales nunca entregan cuentas.
Sea como sea, esperemos que esto se resuelva antes de que cunda realmente el pánico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.