martes, 28 de abril de 2009

¿La ficción se hace realidad?



Este es un monólogo de la película V de Venganza, de muchas maneras tiene aterradoras semejanzas con la situación de psicósis que se ha creado en México por la fiebre porcina. Por favor léalo con atención y encontrará escalofriantes similitudes.

V: [Disfrazado como Guillermo Rookwood, en reunión con el inspector Finch] nuestra historia comienza, como lo hacen estas historias a menudo, con un joven político prometedor. Él es un hombre profundamente religioso y un miembro del partido conservador. Él tiene convicciones únicas y no tiene ningún respeto por el proceso político. Eventualmente, su partido pone en marcha un proyecto especial llamado de “seguridad nacional”. Al principio, se cree que era para hacer una búsqueda para las armas biológicas y se persigue sin importar su costo. Sin embargo, el verdadero propósito del proyecto es el poder hegemónico de la potencia, completa y total. El proyecto, sin embargo, termina violentamente… pero los esfuerzos de los implicados no son en vano, porque una nueva capacidad de emprender  la guerra nace de la sangre de una de sus víctimas. Imagine un virus - el virus más aterrorizante en el que usted pueda pensar, y entonces imagínese que usted y sólo usted tiene la cura. ¿Pero si su objetivo último es el poder, cuál es la mejor forma de utilizar tal arma?. Él es un hombre aparentemente sin conciencia; para quién los extremos siempre se alinean los medios y es él quien sugiere que su blanco no sea un enemigo del país sino el país sí mismo. Tres son los objetivos que se eligen para maximizar el efecto del ataque: una escuela, una estación de metro, y una planta de tratamiento de agua. Varios cientos mueren dentro de las primeras semanas. Antes de la crisis del (virus) St Mary, nadie habría vaticinado el resultado de las elecciones. Nadie. Pero después de la elección, un milagro. Algunos creyeron que era el trabajo de Dios mismo, pero era una compañía farmacéutica controlada por ciertos miembros del partido que los hizo a todos obscenamente ricos. Pero el genio verdadero del plan era el miedo. Un año más tarde, varios extremistas fueron encontrados  culpables, y  fueron ejecutados, mientras que un monumento fue construido para canonizar a sus víctimas. El miedo se convirtió en la última herramienta de este gobierno. Y con él designaron a nuestro político en última instancia a la posición creada recientemente del alto canciller. El resto, como dicen, es historia…
  

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.