martes, 14 de abril de 2009

Tom, Katie y Suri al manicomio


Tom Cruise es buen actor, pero devoto de la Dianética lo cual apunta a que padece de sus facultades mentales. Su esposa, la también actriz Katie Holmes, una chatunga de no malos bigotes, a juzgar por su filmografía, sus declaraciones y haberse casado con él deja claro que tiene graves daños en el lóbulo frontal del cerebro. Entre ambos tuvieron a bien echar al mundo a una criatura más y, para acabarla de joder, a la bebé le pusieron Suri. Pues, bien, no conformes con este desaguisado, ahora el par de descerebrados pretende que la niña, de dos años, se transforme en genio como si la carga genética no contará. Para ello, ya desde ahorita, martirizan a Suri con clases diarias de ballet, español, francés, gimnasia y futból. Además tiene un tutor personal que la visita una vez a la semana y próximanente también aprenderá a tocar violín y piano. Y es que la pareja está segura de que Suri tiene un "don"... mientras no se le convierta en don Pedro. Katie, con su preclara inteligencia, considera que si Suri convive con niños de mayor edad se desarrollará antes y aprenderá más rápido, por lo que le gusta que la pequeña juegue con los hijos de su amiga, Victoria Beckham, que son más grandes que ella; ajá, esos niños hijos de futbolista y golfa han de ser genios, como no.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.