martes, 12 de mayo de 2009

Romeo y Julieta XXX

Por Benedicto Dos Equis

Yo no sé que extraña fascinación ejercen los clásicos que se los siguen refriteando a la menor provocación. Ahora, igual no es fascinación sino pura flojera de inventar historias nuevas. El asunto no es exclusivo de México, también sucede en Estados Unidos. Hace algunos meses empezó no estoy seguro si en el canal de Sonny o en el de Warner o en el de Fox una nueva serie, que fue suspendida lamentablemente, que versión postmoderna de Romeo y Julieta muy, pero muy moral. Ah, eso sí, refrito refrito pero tiene sus particularidades interesantonas.
A toro pasado cuento más o menos de que se trataba.
Tenemos al muchacho de la historia enamorado de la muchacha de la historia y viceversa. Hasta allí ninguna novedad. Los padres de ambos se oponen a la relación. Seguimos sin novedad. Ahora, todo sucede en la ciudad de Los Ángeles actual, su papá del muchacho es un político ambicioso pero preocupado por la moral pública y su papá de la muchacha es el dueño de un emporio de la industria porno.
La serie se llama Skin. Empiezan las novedades. En dos capítulos ynos enteramos de ciertos intrínguilis que le ponen sabor al caldo, porque por ahora parece que si nos vamos a gente decente es más decente el pornógrafo que el político, con sus asegunes, pero así apuntan las cosas.
Resulta que papá político se opone a la relación sencillamente porque sabe que puede dañar sus aspiraciones a la alcaldía de la ciudad desde su chamba de fiscal de distrito. Además, para quedar bien con los electores anda tras papá pornógrafo con odio jarocho. Pero resulta, que muy moral muy moral pero papá político le anda poniendo una muy visible cornamenta a mamá política, que es una conocida juez y latina, con base política propia.

Por el otro lado, papá pornógrafo se opone a la relación por otros motivos. Primero, porque sabe que papá político lo trae en la mira y le tiene tirria. Segundo porque anda activamente buscándole la ropa sucia a su enemigo para sacar a ventilarla en público y sabe que eso le traerá problemas a su hija con el novio. Y, tercero, porque papá pornógrafo será pornógrafo y se dedica a explotar mujeres, pero su nena es su nena y no tiene la menor intención de que un gañan adolescente le hagan trizas la doncellez a la tierna edad de 17 años. O sea, un pornógrafo chapado a la antigua.
Y encima de todo, mientras el inmoral papá político le anda poniendo toneletes a mamá política, en cambio el inmoral papá pornógrafo y mama pornógrafa que tienen un buen matrimonio para colmo son filántropos y acaban de donar 80 milloncetes de dólares para un pabellón de oncología en el hospital local y sin que el asunto se haga público.
Los espectadores nos encontramos ante un dilema: ¿a quién irle entre un político inmoral y un pornógrafo moral?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Se ha producido un error en este gadget.