viernes, 10 de abril de 2009

Hombres, los filipinos


Mientras en La Pasión de Iztapalapa hacen una crucifixión pirata, atando al Cristo del año con cordoncitos, los filipinos nos demuestra que, machos, ellos: En San Pedro de Cutut, pueblo situado a unos 80 kilómetros al norte de Manila, once hombres fueron crucificados de pies y manos con clavos de acero de 10 cm., después de caminar descalzos un trecho de un kilómetro alrededor del pueblo arrastrando sus respectivas cruces de hasta 50 kilos de peso mientras recibían en la espalda los latigazos de quienes les seguían- La crucifixión se llevó a cabo, según dictan los cánones, en lo alto de la colina levantada para la ocasión con maquinaria pesada, picos, y palas. A ver ahora quién es el guapo que el año próximo año hace quedar bien el nombre de nuestro país permitiendo que lo claven como hombre, ¿o no hay ningún mexicano con ésos bien colocados...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.